Información General

La reducción en el flujo de saliva que lleva a la boca seca es un problema común entre los adultos mayores. Es causada por ciertos trastornos médicos y es a menudo un efecto secundario de los medicamentos como los antihistamínicos, los descongestionantes, las medicinas contra el dolor y los diuréticos.
Entre los problemas comunes asociados con la boca seca se incluyen el dolor de garganta constante, la sensación de quemazón, problemas al hablar, dificultad al tragar, ronquera o sequedad en los pasajes nasales. Si no se da tratamiento, la boca seca puede dañar sus dientes. Sin suficiente saliva para lubricar la boca, llevarse los alimentos, y neutralizar los ácidos producidos por la placa dental se pueden formar gran cantidad de caries.

Su dentista le puede recomendar varios métodos para restaurar la humedad. Los dulces o el chicle sin azúcar estimulan el flujo de saliva, y la humedad se puede reemplazar usando saliva artificial y enjuagues bucales.