¿CÓMO CUIDARLOS ?

Los dientes primarios del bebé, conocidos a veces como los “dientes de leche”, son tan importantes como los dientes adultos permanentes. Los dientes primarios, que a menudo comienzan a aparecer como a los seis meses, ayudan al bebé a masticar y a hablar. Además guardan el espacio en los maxilares para los dientes permanentes que se están desarrollando dentro de las encías.

Los cuatro dientes del frente normalmente salen primero, empezando a veces hasta desde los seis meses de nacido.

La mayoría de los niños ya tienen los 20 dientes primarios como a los 3 años.

Los dientes primarios se empiezan a caer como a los 6 años. El primero de los 32 dientes permanentes comienza a aparecer más o menos a la misma vez.

Comience a cepillar los dientes de su niño con un poquito de agua tan pronto como aparezca el primer diente. Si está pensando en usar pasta dental antes de que el niño tenga 2 años, pregúntele a su dentista o médico primero.



 

 

 





Supervise el cepillado para asegurarse de que los niños mayores de 2 años usen sólo un poquito, como del tamaño de un guisante, de pasta dental con fluoruro y que no se la traguen. Se debe enseñar a los niños a escupir la pasta que queda en la boca y a enjuagarse con agua luego de cepillarse. La mayoría de los niños podrán cepillarse solos desde como los 6 a los 7 años. Los padres deben usar el hilo dental o un limpiador interdental en los dientes de sus hijos tan pronto como dos dientes se toquen. Limpiar entre los dientes es importante porque remueve la placa donde el cepillo dental no llega. Cepille los dientes de su niño dos veces al día a menos que su dentista le recomiende algo diferente.

Se recomienda que el niño sea visto por un dentista tan pronto como su primer diente haya hecho erupción, pero por lo menos antes de su primer cumpleaños. La visita dental en esa edad temprana es una “visita de revisión” para los dientes. Además de chequear la presencia de caries y otros problemas, el dentista le puede demostrar cómo limpiar los dientes del niño correctamente y cómo evaluar cualquier hábito adverso como chuparse el dedo.

Cuando los molares permanentes aparecen, puede que le recomienden los selladores dentales. Los selladores forman una barrera fina que ayuda a proteger las superficies masticatorias contra los efectos de la bacterias que causan las caries.
Ayude a sus niños a mantener una sonrisa saludable toda la vida proporcionándoles una dieta bien balanceada, limitando los refrigerios, asegurándose de que se cepillen dos veces al día y usen el hilo dental una vez al día, y programando chequeos dentales regulares para ellos.