Información General

La enfermedad periodontal es una infección de los tejidos que dan soporte a los dientes. El tejido gingival no está pegado a los dientes hasta donde parece. Hay una hendidura poco profunda en forma de v llamada surco entre el diente y las encías. Las enfermedades periodontales atacan justo debajo de la línea de las encías en el surco, donde causan que la unión del diente y sus tejidos de soporte se rompa. Según se dañan los tejidos, el surco crece hasta ser una bolsa: por lo general, mientras más severa la enfermedad, mayor la profundidad de la bolsa.
Las enfermedades periodontales se clasifican de acuerdo con la severidad de la enfermedad. Las dos etapas principales son la gingivitis y la periodontitis. La gingivitis es una forma leve y reversible de la enfermedad periodontal que sólo afecta las encías. La gingivitis puede llevar a una forma más seria y destructiva de enfermedad periodontal llamada periodontitis.
Algunos factores aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad periodontal:

  • Fumar o mascar tabaco
  • Enfermedades sistémicas como la diabetes
  • Algunas clases de medicamentos como los esteroides, algunos tipos de drogas anti-epilépticas, drogas contra el cáncer, algunos bloqueadores de los canales de calcio y los anticonceptivos orales
  • Puentes que no ajustan correctamente
  • Dientes torcidos
  • Obturaciones defectuosas
  • Embarazo o el uso de anticonceptivos orales

Varias señales de aviso que pueden indicar un problema:

  • Encías que sangran fácilmente
  • Encías rojas, hinchadas y sensibles
  • Encías que se han separado de los dientes
  • Mal aliento o mal sabor persistente
  • Dientes permanentes que están flojos o separándose
  • Cualquier cambio en mordida
  • Cualquier cambio en el ajuste de las dentaduras parciales

Es posible tener enfermedad periodontal y no tener señales de aviso. Esta es una de las razones por la que los chequeos dentales regulares y los exámenes periodontales son tan importantes. Los métodos de tratamiento dependen de la clase de enfermedad y cuánto haya progresado la condición. La buena higiene oral en el hogar es esencial para evitar que la enfermedad periodontal se haga más seria o se repita. No tiene que perder los dientes por causa de la enfermedad periodontal. Cepíllese, limpie entre los dientes, lleve una dieta balanceada, y programe regularmente visitas al dentista para tener una vida de sonrisas saludables.

Preguntas Comunes
¿Qué es la enfermedad periodontal (de las encías)?
La enfermedad periodontal (de las encías) es una infección de los tejidos que rodean y dan soporte a los dientes. Es una de las causas principales de la pérdida de los dientes en los adultos. Sin embargo, como la enfermedad periodontal (de las encías) es generalmente indolora, usted puede que no sepa que la tiene.
La enfermedad periodontal (de las encías) es causada por la placa, una película pegajosa de bacterias que se forma constantemente en los dientes. Estas bacterias crean toxinas que pueden hacer daño a las encías.
En la etapa temprana de la enfermedad periodontal (de las encías), llamada gingivitis, las encías se pueden enrojecer, hinchar y sangrar fácilmente. En esta etapa, la enfermedad es reversible todavía y normalmente se puede eliminar con el cepillado y el uso del hilo dental diario.
En las etapas mas avanzadas de la enfermedad periodontal (de las encías), llamada periodontitis, las encías y el hueso de soporte de los dientes se pueden dañar seriamente. Se pueden aflojar los dientes, se pueden caer o puede ser que el dentista tenga que removerlos.

¿Cuáles son los signos de la enfermedad periodontal (de las encías)?
Si nota cualquiera de los siguientes signos de la enfermedad periodontal (de las encías), vea a su dentista inmediatamente:

  • le sangran las encías al cepillarse;
  • las encías rojas, hinchadas o sensibles
  • las encías se han separado de los dientes
  • el mal aliento persistente
  • pus entre los dientes y las encías
  • los dientes flojos
  • cambio en la mordida
  • cambio en el ajuste de las dentaduras parciales

Encías normales saludables
Las encías saludables y el hueso anclan los dientes firmemente en su lugar

Periodontitis
Si no se remueve, la placa se endurece hasta formar tártaro (sarro). Según la placa y el tártaro continúan acumulándose, las encías comienzan a retroceder (se separan) de los dientes, y se forman bolsas entre los dientes y las encías.

Periodontitis avanzada
Las encías retroceden más, destruyendo más hueso y el ligamento periodontal. Los dientes—hasta los dientes sanos—se pueden aflojar y puede que haya que extraerlos.

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad periodontal (de las encías)?
Lo bueno es que usted puede ayudar a prevenir la enfermedad periodontal (de las encías) cuidándose los dientes bien todos los días y recibiendo chequeos dentales regulares. A continuación, cómo mantener sus dientes y sus encías saludables:

Cepíllese los dientes bien dos veces al día.
Esto remueve la película de bacterias de los dientes. Asegúrese de usar un cepillo de dientes de cerdas suaves que esté en buenas condiciones. Las pastas de dientes y los enjuagues bucales que contienen fluoruro fortalecen los dientes y previenen la caries dental. Escoja los productos con seguridad para los consumidores y los dentistas contra las aseveraciones engañosas o falsas sobre la seguridad y eficacia de un producto.

Límpiese entre los dientes todos los días.
Limpiar entre los dientes con hilo dental u otro limpiador interdental remueve las bacterias y las partículas de alimentos de entre los dientes, donde el cepillo de dientes no alcanza. A menudo, se le puede dar marcha atrás a la enfermedad periodontal (de las encías) temprana con el cepillado y el uso del hilo dental todos los días. Si usa limpiadores interdentales, pregúntele a su dentista cómo usarlos para no lastimar las encías.

Siga una dieta balanceada.                                                                                         
Escoja diversos alimentos de los cinco grupos básicos de alimentos, como panes, cereales y otros productos de granos; frutas; vegetales; carne, aves y pescado; y productos lácteos como la leche, el queso y el yogurt. Limite los refrigerios entre comidas.

Visite a su dentista regularmente.

Es importante hacerse chequeos dentales regulares, y las limpiezas profesionales son esenciales para prevenir las enfermedades periodontales.