fbpx

ODONTOPEDIATRÍA

Es la especialidad encargada del manejo de la salud dental de niños y adolescentes. El odontopediatra es el encargado de explorar y tratar al paciente creando un vínculo de confianza y seguridad.

En esta etapa podemos prevenir y diagnosticar de forma temprana alguna patología o alteración a nivel de dientes, encías o mal oclusiones (de mordida) existentes en el desarrollo de cada niño y corregirlas a tiempo. Se debe tener presente lo importante que es la primera visita al dentista.

Según esta experiencia, será su actitud frente a atenciones posteriores, incluso cuando adulto. Por ello es importante visitar al odontopediatra lo más temprano posible, para que en caso de existir daño éste sea detectado cuando esté iniciándose, haciendo así que las sesiones sean cortas y menos invasivas.

Preguntas frecuentes.

¿A qué edad salen los primeros dientes temporales (de leche)?

La erupción de los primeros dientes suele comenzar a los 6 meses aproximadamente con los incisivos centrales inferiores.

A los 8 meses erupcionan los incisivos centrales superiores, seguidos de los incisivos laterales inferiores, luego los superiores y luego erupcionan simultáneamente los caninos superiores e inferiores, luego el primer molar temporal y por último alrededor del 24 meses los segundos molares temporales.

Recuerde que los dientes de leche son tan importantes como los definitivos y es posible conservarlos sanos.

¿Cada cuánto tiempo debo llevar a mi hijo al dentista?

Algunos niños pueden tener mayores probabilidades de padecer caries, por ejemplo aquellos que acostumbran dormir con objetos en la boca o quienes permanecen gran parte del día usando un vaso u otro tipo de recipiente para beber líquidos. En estos casos las visitas preventivas al odontólogo se harán cada 6 meses. En los casos de menor riesgo, el pediatra será el encargado de recomendar la frecuencia.Otro factor de riesgo que se debe tener en cuenta es la herencia. Si los familiares del niño o de la niña han tenido episodios recurrentes con padecimientos dentales, se aconseja visitar cada 6 meses al especialista para que, en caso de ocurrir, detecte tempranamente problemas de este tipo.

¿Cuándo debo empezar a lavarle los dientes a mi hijo?

La higiene dental del bebé se debe comenzar cuanto antes y no esperar a que salgan los primeros dientes, la leche artificial que se le da al bebé tiene alto contenido en azúcares, así que una manera correcta de proceder sería cogiendo una gasa con los dedos y pasarla suavemente por la encía del bebé donde posteriormente saldrán los dientes.
A medida que el número de dientes aumenta se debe usar un cepillo de dientes pequeño y suave.
El cepillado debe ser asistido por un adulto. Se aconseja tener un cepillo en el jardín y otro en la casa.
Desde los 4 años, si controla deglución el niño(a) ya puede usar pasta dental infantil en pequeña cantidad (tamaño de una lenteja). Recuerde: La responsabilidad de la dentadura de los niños es esencialmente de los padres.

¿Cuántas veces al día deben cepillarse los dientes?

El cepillado debe realizarse después de cada comida (desayuno, almuerzo y cena). Debemos destacar que es muy importante que tras el último cepillado, antes de dormir, no deben ingerirse alimentos ni bebidas a excepción de agua.
Por ello la higiene dental que se realiza antes de irse a la cama es la más importante.

¿Cuándo empiezan a salir los dientes permanentes?

A los 6 años (algunos niños antes, otros después), se inicia el recambio dentario con los incisivos centrales inferiores, el cual es detectado sin problemas por los familiares, a diferencia del 1º molar permanente o molar de los 6 años, que aparece detrás de los molares temporales, sin que haya otro diente que se cambie, esta es la razón por la que generalmente pasa desapercibida su aparición en boca y muchos padres piensan que es un diente temporal. Este molar de los 6 años es importante sellarlo cuando aparezca en boca para protegerlo de las caries y es el responsable de cerrar los espacios que generalmente existen entre los molares temporales, con lo que se dificulta la limpieza entre estos dientes, facilitando la formación de caries.

¿Cómo afecta la alimentación del niño a la hora de prevenir las caries?

Fundamental valorar la ingesta de alimentos azucarados y siempre teniendo en cuenta que los más retentivos son los más cariogénicos (un caramelo ‘toffee’ o blando es más cariogénico que una bebida azucarada). Promover colaciones no cariogénicas durante jornadas en jardines infantiles y colegios.
Acostumbrar al niño a la fruta natural, agua potable sin agregados y, en lo posible, consumir leche con poca azúcar.
Si tiene que acostar a su niño con la mamadera o el chupete, llénelo solamente con agua. Chupar por mucho tiempo la mamadera o un chupete que contenga o esté mojado con otros líquidos puede dañar
los dientes de su hijo (a).

El deterioro dental (las caries) causado por el uso de la mamadera y del chupete, es uno de los problemas más frecuentes en los niños de menos de tres años de edad.

¿Hay que tratar los dientes de leche?

Si. La dentición temporal, aparte de su función estética, masticatoria y fonetica, cumple la misión de ser guía para la dentición permanente o definitiva del niño. Si tiene caries auque sea en la dentición temporal, hay que tratarlas porque la caries es una enfermedad infecciosa en el diente e influye, como cualquier otro proceso infeccioso, en el resto de su organismo alterando la salud.
Por otro lado, si se pierde prematuramente un diente temporal, el permanente puede no tener espacio para erupcionar, ocasionando maloclusiones en la dentición definitiva.
Por lo tanto se deben prevenir las pérdidas y, si ello fuese inevitable, colocar un mantenedor de espacio hasta que erupcione el definitivo correspondiente.

¿Cómo actuar si el niño sufre un golpe en los dientes de leche?

Cuando el niño comienza a andar los dientes temporales del grupo anterior suelen estar ya erupcionados; es por lo que estos traumatismos afectan a estas piezas con mayor frecuencia. Ante un golpe en la boca, lo primero es mantener la calma, ya que las zonas periorales y las encías, al estar muy vascularizadas, sangran con gran facilidad. En estos casos es muy importante acudir al dentista lo antes posible, el cual, realizará el correcto estudio y diagnóstico de las lesiones; aconsejará o no el uso de antibióticos y las medidas higiénicas adecuadas. Si existe pérdida de algún diente, no se debe intentar recolocarlo como hacemos con un diente definitivo, porque, entre otras cosas, puede dañarse el germen del diente permanente que se encuentra debajo.

Mi hijo rechina los dientes ¿qué puedo hacer?

El mal hábito de rechinar los dientes, llamado bruxismo, puede darse tanto de día como de noche, siendo más frecuente por la noche. Suele aparecer en los niños entre los cuatro y seis años de edad. Los factores desencadenantes pueden ser diversos, se relaciona con frecuencia con niños hiperactivos y situaciones de estrés. Si el hábito se mantiene, produce serios desgastes en los dientes, dando lugar a dolor dentario y de la musculatura perioral. Los padres deben consultar con el dentista infantil para su correcto diagnóstico y poner en marcha las medidas terapéuticas oportunas, que pueden ir desde tratamiento por un psicólogo con técnicas antiestrés, hasta la utilización de accesorios protectores para prevenir el desgaste.

¿Tengo que darle a mi hijo suplementos de flúor?

En primer lugar hay que tener en cuenta si la familia consume un suplemento

con fluor (sal fluorada), los padres deben consultar al pediatra y llevar al niño
al odontólogo para determinar si, según la edad y estado oral, es necesario su empleo.
Un exceso de flúor, podría ser más perjudicial que beneficioso en el niño.