loader image
¿QUÉ SON LAS CARILLAS?

La carilla de porcelana es una lámina cerámica y estética que se coloca en la parte visible del diente, con la finalidad de modificar su aspecto, en cuanto al color, forma y brillo. Son resistentes y se adhieren a los dientes con gran sensación estética, permiten comer con normalidad y ayudan a los pacientes a obtener la sonrisa perfecta que siempre desearon.

Aunque existen varios tipo de carilla, las de porcelana o cerámica tienen un grosor de 0,3 y 1,2 mm, lo cual asegura comodidad y un aspecto muy natural.

PROBLEMAS QUE PUEDEN SOLUCIONARSE CON CARILLAS DE PORCELANA

Se utilizan en varios casos:

Cuando es necesario cubrir espacios interdentales.
Corregir fracturas o formas de los dientes.
Para cambiar el color del esmalte cuando ha dejado de ser el deseado.
En caso de tinciones o manchas permanentes.
En general si se desea mejorar la belleza de la sonrisa.

¿CÓMO SE REALIZA EL TRATAMIENTO?

Su colocación se realiza fijándose a la parte frontal de los dientes con una resina especial, obteniendo un aspecto absolutamente agradable, en cuanto a coloración y forma de los dientes.

Durante la primera visita, en primer lugar, se realiza una evaluación para aportar una opción al paciente: se evalúan, en conjunto, el color y las formas deseadas.
Luego, tras la decisión, el especialista prepara cada uno de los dientes en los que se colocan las carillas de porcelana. Dicha preparación consiste en un «tallado» dental con el que se reduce levemente la superficie de los dientes mediante un proceso de limado. Con el tallado dental, se logra reducir el esmalte del diente, para, luego, compensar el grosor de las carillas y que no queden gruesas al colocarlas.
A continuación, se colocan carillas provisionales, que, después, serán cambiadas por las definitivas de porcelana.
Dependiendo del caso y el tamaño de las piezas dentales se estudiará la posibilidad de colocar las carillas con una mínima preparación del diente o sin necesidad de realizar desgaste dental.

Chatea con nosotros